lunes, 7 de mayo de 2018

Flashes Imborrables: la hinchada devuelve las camisetas para que siga el partido!


Hoy, 7 de mayo, se cumplen 24 años de la consagración de San Telmo como Campeón del Torneo Clausura 1994 de Primera "C", un título esperado y postergado ya que desde 1975 no se festejaba absolutamente nada. Y lo que siempre remarcamos: es el único título de la historia del Club que se alcanzó SIN haber podido jugar en la Isla Maciel...
Aquella tarde, el Candombero se midió ante el Deportivo Paraguayo en la cancha de Liniers, en el barrio de Villegas. Una jornada a pura adrenalina, nervios y emoción. La hinchada de San Telmo copó la tribuna más grande de ese estadio con mucho colorido. El equipo del Ruso Ribolzi tenía la gran chance, ganando ese partido, de consagrarse después de mucho años , y si Alem, su inmediato perseguidor, no lograba ganar su partido ante Tristán Suárez.
En un partido trabado y tenso, escuchando las radios para ver lo que pasaba en Ezeiza, fue el mejor jugador de San Telmo de esa campaña, Pedro José Ramírez quien rompió la paridad en el segundo tiempo para darle el gol ansiado al Candombero. Fue muy fuerte el festejo a tal punto que el alambrado olímpico se cayó casi por completo. La policía hizo una especia de cordón en el sector del alambrado caído para que el partido pueda continuar. Faltando menos de diez minutos, las radios informaban que en Ezeiza, Tristán Suárez le estaba ganando a Alem por dos a uno y entonces el Candombero era campeón con esos resultados, una fecha antes del final del campeonato. Allí fue cuando la gran cantidad de hinchas que llevó San Telmo esa tarde no logró controlar la ansiedad e invadió casi por completo el campo de juego para dar la vuelta olímpica y quedarse como recuerdo, la camiseta de los jugadores. Pero todavía el partido no había terminado. El juez del partido, Jorge Diez, les informó a los dirigentes de ambos clubes que no iba a dar por concluído el encuentro, que en caso de suspensión, iba a decidir el Tribunal...
Enterado de estos los jugadores, volvieron al campo y en medio de un tremendo quilombo, les rogaron a los hinchas la devolución de las camisetas para poder terminar el partido. Ya se estaba haciendo de noche en la cancha de Liniers. Y después de varios minutos de desconcierto, se logró lo "increíble": la mayoría de los hinchas devolvió las camisetas a los futbolistas y así el partido continuó. Se habrán jugado cuatro o cinco minutos, no más. Y aún sin que el juez pitara el final, otra vez la invasión y fiesta se desataron en el campo de juego. Sin que el partido finalizara reglamentariamente, al faltar apenas dos minutos, el Tribunal lo dio por concluído y así, de esa manera, San Telmo se consagró Campeón del Torneo Clausura 1994...

No hay comentarios:

Publicar un comentario