jueves, 15 de febrero de 2018

SAN TELMO SE EQUIVOCÓ AL APOYAR ESTA GESTIÓN DE AFA


Cachetazo. Cuando nos anoticiamos de la información publicada por Gabriel Migliore, histórico Secretario del Club Atlético San Telmo, nos sentimos lisa y llanamente estafados, asqueados.
Dos días después de haberse programado la fecha Nº 22 en la que San Telmo debía recibir a Tristán Suárez en la cancha de San Telmo, un comunicado de "Aprevide" comunicando a gerencia de AFA cambió todo lo planificado: el partido deberá disputarse en otro estadio y a puertas cerradas. Otra vez atentaron contra el Club. No existe una razón sólida, razonable, sustentable para que otra vez pase lo mismo. La sanción, por aquella vergonzosa suspensión del partido contra Atlanta cuando aún faltaban varios minutos por disputarse, en diciembre del año pasado, ya había tenido sanción y San Telmo la cumplió: dos fechas ejerciendo la localía en otros estadios y a puertas cerradas, más la dura multa económica aplicada a las arcas del Club de $ 300.000 (pesos trescientos mil). Entonces, si ya se cumplió con la sanción, ¿por qué esto? El daño que se le está causando a San Telmo es tremendo e irreversible y no podemos hacernos los distraídos. Las altas esferas de San Telmo siempre apoyaron a Claudio Tapia para que llegue a la presidencia de la AFA, durante dos años, de manera casi asquerosa, apoyándose en una mentira gigantesca disfrazada bajo el mote de ascenso unido. ¿Para que sirvió tanta chupada de media?, para un carajo! Acá nos vendieron el dibujito animado de que Tapia era el mesías que venía a salvar al fútbol de los pobres, y miremos bien con qué le están pagando a San Telmo, esta es la cosecha de habérsela jugado por él, poniéndonos en contra de Tinelli así porque sí. Y Tinelli nunca nos dio nada, es cierto, pero San Telmo lo crucificó cada vez que pudo sin ponerse a pensar que esto sigue y que en el futuro nunca nadie sabe lo que puede llegar a pasar. Nada debe sorprender. Basta con mirar un poco de TV y quedar atónitos y perplejos viendo a los que rigen los destinos del fútbol argentino moviéndose con total impunidad, teniendo a cierta parte de este decadente periodismo deportivo argentino, como escudo y alcahuete.
En todo esto hay un responsable concreto y directo que siempre trabaja desde las sobras de sus lentes oscuros que se llama lovato. Un ex dirigente que durante tantos años ocupó la vicepresidencia de San Telmo USANDO a nuestro querido Club para su beneficio personal. A lovato se le subieron los humos del poder a la cabeza, perdió la humildad y cuando un ser humano pierde la humildad lo pierde todo, pasa a ser escoria. Tanto fue el desgaste que provocó, por destratos de toda índole a las personas más sanas del Club, que nadie quiso ser parte de un Club donde estuviera él. Aquel 3 de agosto de 2017, en un operativo orquestado por una cabeza perdida, barrabravas a punta de pistola encañonaron a Leiró y Carlitos Ríos para rajarlos. Claro, lo que no se imaginaba la cabeza del operativo, es que lo sucedido iba a tomar la dimensión que tomó, su apellido y su cara salieron por todos lados, con nombre y apellido. Allí, fiel a su costumbre, y rápido de reflejos, apagó todos los celulares y no atendió a ningún medio para dar su versión de los hechos. Siempre supo cuando salir en la foto y cuando esconderse. Aquel momento vergonzoso que vivimos todos los Santelmistas esa noche, rubricó dos semanas después en la Asamblea más concurrida de los últimos tiempos, donde por unanimidad -a excepción de los timoratos de siempre- se votó por la expulsión como socio por un hecho sin precedentes en la historia de San Telmo.
Pasados aquellos días en que el muñeco maldito parecía detonado, se rearmó y buscó aliados en los mercenarios de turno. Aquellos que pusieron la bandera "anti dirigentes" en el partido contra Barracas y los mismos que buscaron y lograron suspender el partido ante Atlanta. Desde afuera intenta mostrar que tiene el poder, porque Tapia se la jugó por él mandándolo como capo del Sub 15 a San Juan, aún cuando Tapia sabía todo lo sucedido. ¿Para que llamó Tapia a Leiró solidarizándose, con él diciendo que está en contra de la violencia? Basta de pelotudeces. Tapia se cagó en Leiró y Carlitos Ríos. Esto ya no tiene sentido. Por un lado unos demuestran poder, mientras el Club junta monedas para que en la concentración de los jugadores no falte el agua mineral.
Como no somos improvisados en esto que se llama San Telmo, nos atrevemos a comentarles a aquellos que deslizan por ahí la "solicitud" de que el ese antiguo dirigente debe volver, les decimos que en 1999 ya había sido removido de la vida de San Telmo por usar al Club para su bien, lo que pasa es que en aquel entonces no había redes sociales y los Libros de Actas le hicieron un favorcito y nadie lo escribió, entonces nadie se enteró. Pero nosotros no nos olvidamos, tenemos memoria. Por eso a los traidores de San Telmo ni olvido, ni perdón.
A seguir luchando.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario