miércoles, 26 de noviembre de 2014

Foto de Tapa (Semifinal - Partido de Ida)

Romero intenta cabecear, Monllor despeja con los puños. Perdió Telmo y el domingo es a todo o nada. 
San Telmo perdió sobre la hora por 1 a 0 el partido de ida por la Semifinales del Torneo Reducido de Primera "C". El único gol lo marcó el defensor Marcos Ramírez aprovechando una pelota parada ejecutada por Celso Esquivel, tras una infracción de Pizarro.
El partido se jugó a puertas cerradas en cancha de Fénix (primera vez en la historia que San Telmo juega allí). El domingo, en el mismo escenario se jugará la revancha (arbitrará Rodrigo Sabini) y San Telmo deberán ganar sí o sí (si lo logra por un gol definen por penales).
El abanderado anímico de este equipo, Alejandro Orfila, se perderá la revancha por haber acumulado la 5º tarjeta amarilla. Lo mismo sucederá con Leandro Lugarzo (Dock Sud). En contrapartida, podrá reaparecer Federico Bonassies, quien ya cumplió la sanción.
En ningún momento hubo clima de clásico, realmente. Jugar un San Telmo - Dock Sud a puertas cerradas, en la localidad de Pilar es casi lo mismo que estar asistiendo al fin del fútbol, gracias a la maldita violencia.
Y por lo demostrado tanto por Telmo como por el Docke, este partido se pareció más a un amistoso que a un partido semifinal por un ascenso. Se respetaron, no se provocaron seriamente y todo parecía diluirse en un cero a cero apático agregándole otro empate al historial. Pero... Desde el maldito 10 de noviembre, jornada lamentable por lo asesinatos de los hinchas de San Telmo, al Candombero las cosas le vienen saliendo mal en todo, de paladear las mieles del éxito deportivo pasamos, en apenas un puñado de días a vivir esta avalancha de sucesos negativos que hoy nos tienen con esta mueca de fastidio e insatisfacción.
El partido fue malo. Sin atractivos. La vuelta de Romero al equipo le daba una expectativa extra al once del Pato Franzoni, volver a contar con la dupla ofensiva junto a Segundo, hacían ilusionar con un equipo metido de lleno en busca de la victoria. Pero Galeano no está pudiendo ser el jugador desequilibrante de los mejores partidos de este equipo, los rivales lo tiene estudiado y quizás ahí radica el bajón en el funcionamiento. Apenas un disparo de Ruano que sacó Monllor y otro remate de media distancia del Sapito, fueron las únicas aproximaciones en el primer tiempo. ¿Dock Sud? Poco que recordemos en el conteo de situaciones, apenas un disparo cruzado de Federico Rodríguez, nada más. La sensación de dominio en el complemento, no llegó a concretarse. La defensa del Docke no mostró fallas, Ingentrhon se demoró más de la cuenta en una situación muy clara, Esquivel llegó al cruce justo. Los de Benet contestaron con un remate de larga distancia, casi desde media cancha, por intermedio de Alfonsín que salió por encima del horizontal. No sirve como excusa, pero es cierto que la seguidilla de partidos se ve reflejada en la pérdida del balón en varios tramos del encuentro, el esfuerzo físico es evidente y más allá que no hayamos notado un equipo bajoneado por la final perdida, sí físicamente se nota el desgaste. 
Se perdió el clásico sobre la hora, con todo lo que ello significa, en lo moral más que nada. Pero no demos por muerto a este equipo, no lo hagamos, sería un error. San Telmo sabe bien que algo bueno hizo en este semestre (mucho) que nos llenó de alegría e ilusión hasta hace pocos días nomás, que nadie le regaló nada y que cuestiones extra futbolísticas le complicaron el camino.
Tiene revancha el domingo y sabe que tiene que ganar. Tenemos un técnico que va a apostar todas las fichas a ganador, no tenemos dudas de eso. Sea de la forma que sea, hay que salir con un plus el domingo, recomponer la cabeza con una clasificación sería un avance trascendental, porque estamos a un triunfo de la final, nada menos. En breve, fotos del partido.

SINTESIS: por Pedro Espelosín.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario