lunes, 5 de mayo de 2014

CAMPAÑAS "IMBORRABLES": San Telmo Campeón Torneo Clausura 1994 (Parte 1)

Cabezazo de Marcelo Pilo, la tarde de la consagración frente a Paraguayo en cancha de Liniers.
Cuando se saca la chapa del ascenso a Primera, sin dudas que lo decís con orgullo, lo hayas vivido o no, y dejás "silenzio stampa" a cualquier rival que intente menospreciar al Candombero... Pero hoy no es el caso de recordar esa hazaña, sino de recordar a un equipo y una campaña que tuvieron menos trascendencia en el tiempo pero que resultó clave para recuperar el protagonismo en el fútbol: el San Telmo Campeón del Torneo Clausura 1994, a 20 años de ese logro.
Ese humilde equipo, se empezó a gestar en 1993 con Abel Herrera como técnico y si bien había arrancado con todo el Torneo Apertura, luego fue decayendo en su nivel. Pero futbolísticamente no había que ser un "Ferguson" para darse cuenta que ese plantel era bueno y que contaba con gente que marcaba claras diferencias en el verde céspeded, ¿quienes? un arquerazo: Herrera, dos centrales que te mataban: Muller y Pasquarelli; dos marcadores de punta que sabían bien lo que tenían que hacer: Diego Rodríguez y Dentone; un "5" de mando: Innamoratto; dos exquisitos juntos: Pontelli y el "Manquito" Ramírez, y una delantera con variantes y demoledora: Indio Cardozo, Chaqueño Carbonell y Marcelo Revuelta.
Tras el receso de verano sucedió un extraño hecho: Jorge Vendakis, quien comandaba el barco y el equipo estaba invicto en el Clausura (2 triunfos y 3 empates), pegó el portazo diciendo que "no teníamos chapa porque no había ni pelotas para entrenar"... Al toque firmó para Temperley. Fue lo mejor que le pudo pasar al Candombero. Los dirigentes se la jugaron y contrataron al Ruso Ribolzi, que como jugador había sido importante en el fútbol pero que como DT nunca había dirigido, salvo la reserva de Boca... Y resultó que Ribolzi le impregnó al equipo una mentalidad ganadora y arrolladora, saliendo a vencer en todas las canchas.
San Telmo se coronó campeón una fecha antes del final del certamen, venciendo a Deportivo Paraguayo por 1-0 con tanto conseguido por su máximo goleador, el Manquito Pedro José Ramírez, cuando faltaban 15 minutos para el final.
La imagen que acompaña este post, pertenece al sábado 7 de mayo de 1994, el día de la consagración. La gente de San Telmo copó toda la cancha de Liniers y no aguantó tanta ansiedad contenida y se mandó a la cancha a festejar antes del pitazo final...
Un dato importante que hace a este campeón, diferente a los demás: nunca pudo jugar en la Isla Maciel, lo que hace más importante el logro conseguido. Continuamos mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada